DEPÓSITO CONTROLADO DE RECHAZOS

El depósito controlado es una instalación con celdas especialmente diseñadas al efecto para  almacenar residuos que previamente han recibido algún tratamiento previo.

A fin de evitar posibles efectos sobre el medio ambiente, el depósito de rechazos contempla varias medidas de actuación y seguimiento:

a) Celda: El pretratamiento realizado,  la descarga en una celda con  un modelo físico  adecuado e impermeabilizada,  la compactación y cubrición  de los rechazos.

b) Extracción de gases: El control,  extracción y análisis  de los gases que se generan en el interior del depósito para su conducción canalizada hacia la antorcha y tratamiento posterior mediante combustión controlada en la antorcha de biogás. Así como el estudio de alternativas de valorización del biogás.

c) Tratamiento de lixiviados: El control,  extracción y análisis de la fase líquida generada en el interior del depósito para su tratamiento mediante depuración. Denominado tratamiento de lixiviados. Así como el análisis de muestras de control en la red  perimetral de piezómetros.

Estas medidas,  junto a otras actuaciones contribuyen a tener un conocimiento adecuado del comportamiento y métodos operativos en cada etapa de explotación, evitando incertidumbres sobre el depósito de rechazos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR